Los números de 2010

Los duendes de estadísticas de WordPress.com han analizado el desempeño de este blog en 2010 y te presentan un resumen de alto nivel de la salud de tu blog:

Healthy blog!

El Blog-Health-o-Meter™ indica: ¡Este blog lo está haciendo genial!.

Números crujientes

Imagen destacada

Un Boeing 747-400 transporta hasta 416 pasajeros. Este blog fue visto cerca de 3,300 veces en 2010. Eso son alrededor de 8 Boeings 747-400.

En 2010, publicaste 23 entradas nueva, haciendo crecer el arquivo para 129 entradas. Subiste 36 imágenes, ocupando un total de 7mb. Eso son alrededor de 3 imágenes por mes.

The busiest day of the year was 25 de noviembre with 34 views. The most popular post that day was Un blog de Antonio Dávila.

¿De dónde vienen?

Los sitios de referencia más populares en 2010 fueran twitter.com, es.wordpress.com, facebook.com, search.conduit.com y google.com.mx.

Algunos visitantes buscan tu blog, sobre todo por ejercito mexicano, escudo de mexico, escudo nacional mexicano, dichos de cantina y escudo mexico.

Lugares de interés en 2010

Estas son las entradas y páginas con más visitas en 2010.

1

Un blog de Antonio Dávila enero, 2009

2

¿Por qué ganó el PRI? julio, 2009
17 comentários

3

Dichos con palabras relacionadas con la “cantina” septiembre, 2009

4

Dichos relacionados con el amor y la amistad. febrero, 2010

5

Claves para el discurso político agosto, 2009

Otra por Paulette

“La fe se mantiene resolviendo dudas y volviendo a resolver las que dé la resolución de las anteriores.”

Miguel de Unamuno y Jugo

Leo en un blog una defensa de las conclusiones con las que la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, intenta aclarar lo sucedido con la investigación del caso Paulette. También, en el texto se plantea que tanto medios de comunicación como ciudadanía, se reúsan a aceptar el dicho de la dependencia mexiquense, debido a un interés por dañar la imagen del gobernador Enrique Peña Nieto o a la preferencia por  “la situación mórbida de una madre loca que extrajo, asesinó y colocó a su hija bajo las cobijas con la ayuda de la policía”.

La hipótesis de los medios de comunicación y los públicos, tanto conspiradores como morbosos, pasó de manera fugaz por mi mente. Sin embargo, una vez que revisé de pies a cabeza el material contenido en la página web del caso, todo regreso a la normalidad.

Cada contradicción, cada omisión y cada maquillaje que la procuraduría mexiquense exhibe en un patético intento de “comunicación de crisis”, me recordaron que éste es el caso por el cual se cortó cabeza a un alto funcionario del gobierno de Enrique Peña Nieto.  

En lugar de enumerar los absurdos de la exposición que hace la autoridad del Estado de México, repito las inconsistencias sobre este caso que a cualquiera haya perdido un niño o unas llaves, le son inconcebibles.

¿Cómo es posible que padres, nanas, peritos, perros, reporteros y curiosos no hayan detectado o en su caso imaginado, que la niña pudo rodar hacia el fondo de la cama? Dicha hipótesis era tan obvia y admisible, pues es así que Paullet necesitaba almohadas de soporte para no caerse hacia los lados.

Tal vez el cuerpo no estaba ahí.

¿Por qué nadie detectó el olor?

La PGJEM argumenta “Paulette estaba totalmente envuelta con un cobertor, una colcha y un edredón de un grosor considerable, que sumado a su tamaño (aproximadamente un metro de estatura) y su escasa grasa corporal dificultó que el olor saliera y se pudiera detectar.  Además, el departamento presentaba una escasa circulación de aire que propagara el aroma”.

¿No es al revés? ¿El encierro no concentra el olor?

Me llama la atención la táctica de comunicación de “spin” o “giro”, para decir “envuelta” o “embalsamada”, en lugar de “al fondo del colchón”.

La niña no estaba envuelta ni embalsamada y aunque no le reventaron las ampollas derivadas de la putrefacción,  el olor proveniente de los orificios corporales y de la orina, debió ser notorio.

Tal vez el cuerpo no estaba ahí.

¿Por qué al tender la cama o retirar la sábana que olería el perro, no se detectó el cadáver?

Según la procuraduría, las nanas tendieron por encimita la cama.

¿Y qué pasó con los padres de Paulette y la tía que dijeron dormir ahí?  ¿No sintieron ni olieron nada? ¿La tía no se dignó a tender la cama?

Tal vez el cuerpo no estaba ahí.

Respecto a la sábana que se retiró para que la oliera el perro, la procuraduría dice: “Se quitó la sábana superior, no la de cajón. El colchón es más alto que un colchón regular, lo que ocasiona que las sábanas no queden perfectamente fajadas y ello hizo más fácil que se pudiera jalar. Además, el cuerpo de Paulette no se encontraba encima, sino debajo de esta sábana.”

¿Pues no que el cadáver comprimido, envuelto y embalsamado en sábana, cobertor y edredón?

Tal vez el cuerpo no estaba ahí.

Todas estas dudas sin resolver y las evidentes fallas de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, no sólo  dan el derecho, sino que  obligan a medios de comunicación y a la ciudadanía, a inconformarse, a sospechar,  a alzar la voz, a exigir justicia y a no conformarse con un boletín de prensa.

País Corleone

Bajo la dirección de Francis Ford Coppola, en 1972 Al Pacino interpretó al joven soldado condecorado por sus acciones en la Segunda Guerra Mundial, quien al retiro de su padre como  jefe de una de las mayores mafias neoyorquinas, tomó las riendas del negocio familiar para convertirse en el capo de capos, Don Michael Corleone. 

Apenas un año después, Pacino le pondría rostro en la pantalla grande a la historia verídica de Frank Serpico, el policía de Nueva York que desde su ingreso a la corporación en 1960, luchó por mantenerse fuera del círculo de corrupción que abarcaba a todas las esferas de la burocracia.

Al realizar como espectador un ejercicio de observación, se descubre que es más fácil de digerir e inclusive se experimenta el deleite  en la historia ascendente del criminal con estirpe siciliana. Las bofetadas que en forma de perversión, cohecho y envilecimiento, azotan al inagotable Frank Serpico, transfieren por osmosis a la mente del televidente y a la del lector de la novela, una incómoda y permanente ansiedad.

Bastante se ha discutido sobre la guerra contra el crimen que se lleva a cabo en México y aún más se ha polemizado acerca de la justificación de la estrategia del gobierno federal. Parece que son pocos los que en referencia a este tema, logran fabricar argumentos y llevar a cabo acciones responsables, completas, ecuánimes y  con una visión global del problema.

Están por ejemplo aquellos gobernantes que ven en esta cruzada contra la inseguridad, la tesitura perfecta para sacar provecho político al coste de mantenerse al margen; el presidente Calderón cuya cerrazón impide comprender que mientras no exista una campaña real para mejorar el sistema de enseñanza y reactivar  la generación de empleos, las organizaciones criminales contaran con ilimitada carne de cañón y existimos también los ciudadanos que culpamos a los políticos de todo, pero que mediante nuestras faltas y omisiones cívicas, contribuimos cada día y desde nuestra trinchera, al pudrimiento de nuestra sociedad.

Al acotar la batalla contra la inseguridad a la ofensiva del Ejército Mexicano frente a los cárteles, se ha ignorado el fortalecimiento de la las policías estatales y municipales. Titubeo en el bando de los munícipes y gobernadores, así como la ausencia de recursos financieros federales, se antojan como las principales razones para dicha omisión.

Aún y cuando por fin se hiciera justicia  a la nómina y  prestaciones de los cuerpos policiacos, se erogarían recursos en los sueldos de un personal incapaz. Poco puede comprar una robusta quincena, ante la falta de preparación criminalística o de derechos humanos.

Inclusive con razonables percepciones y el respectivo entrenamiento, los encargados de impartir justicia en México serían presa fácil a la seducción del bando criminal pues carecerían del elemento que Frank Serpico mamó en su casa y no en la academia de policía, el arraigado entendimiento y compromiso con la justicia.

Por eso es tan importante atacar desde las bases, resolver los problemas de fondo, mentalizarse al largo plazo. ¡Una vez más! Son los niños y las familias de todos los estratos sociales de México a donde se deben dirigir los esfuerzos del gobierno. La temprana y efectiva inyección de educación, civismo y responsabilidad social a los futuros ciudadanos, así como la urgente generación de oportunidades para los ciudadanos de la actualidad, son la prioridad de nuestros dirigentes.

Somos el país Corleone pues como Michael, vamos a la guerra a defender la Nación, sin darnos cuenta que el enemigo está en casa y es el que al final del día nos convierte en traidores.

Next

El director de cine estadunidense Woody Allen dijo una vez:

Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida.

Hace poco en una plática con un amigo, yo plateaba la pregunta de quién pudiera ser el siguiente presidente de México. Él me detuvo y me hizo reflexionar sobre el hecho de que vivimos en la sociedad de “el siguiente”, pues apenas se han gastado los tres primeros años de gobierno de Felipe Calderón y  ya especulamos y enfocamos nuestra atención al “siguiente”.

Esta terquedad por viajarse al futuro político y no me refiero al efecto de estupefacientes, no es una conducta exclusiva de los espectadores, pues se ha visto que el mismo presidente de la República  da señales de ligereza en su actuar gubernamental, urgente para hoy y una oculta predilección por el enfrentamiento electoral, relevante para el mañana. Mandatarios estatales, alcaldes y legisladores de cualquier partido han presentado el mismo síntoma.

Como aquella mula que avanza sin parar intentando alcanzar la zanahoria que cuelga frente a su cabeza, la clase política de México, no se ha dado cuenta que el futuro ya llegó o inclusive ya se pasó.

A los habitantes del  municipio mexiquense de Chalco, que aún se encuentra inundado en aguas negras ¿Se les antojará que el siguiente en la sucesión presidencial sea su actual gobernador Enrique Peña Nieto?  O, darán su voto a alguien de la camada de Felipe Calderón, quien también tiene responsabilidad en los desbordamientos. He ahí el asunto.

¿Cómo pensar en lo siguiente? si lo actual huele a caño, caca y podredumbre.  

Dichos relacionados con el amor y la amistad.

Esta ocasión, del libro de José Pérez, “Dichos, dicharachos y refranes mexicanos”, rescatamos las frases que en sus enunciados contienen palabras relacionadas con el amor y la amistad.

Me traes  de un ala.

Locución que se dice de la persona dominada por otra, ya sea por el amor o por el temor. Me traes  de un ala.

Acabándose el dinero, se acaba la amistad.

Muchos tuvimos algún interesado conocido que recordamos con dicho refrán. Acabándose el dinero, se acaba la amistad.

Afortunado en el juego, desafortunado en el amor.

Triste consuelo con que el ganador de un juego de apuesta, trata de animar a quien ha fracasado.

Al amigo vicioso, tratarlo poco.

La maldad es contagiosa, y no hay vacuna preventiva; pero aunque usted resista al mal, siempre existirá el peligro de que le pidan prestado para pagar el vicio. Al amigo vicioso, tratarlo poco.

Amor de lejos, amor de pendejos.

Cuando la llama del amor en los noviazgos o matrimonio, se mantiene encendida a la distancia, hay riesgo de infidelidades en las dos partes comprometidas, y si una de ellas se resiste a las tentaciones y la otra no, aquella hace el papel de tonta ante los engaños de ésta.

Amistad que siempre dice más, más que amistad parece hambre.

Es al caso de algunos que buscan y fingen la amistad para sacar continuamente provecho de ello. Amistad que siempre dice más, más que amistad parece hambre.

Amor viejo, ni te olvido ni te dejo.

Donde hubo fuego, cenizas quedan, reza otro adagio popular; y es muy cierto que cuando se encuentran dos que se quiere, fácilmente reanudan su romance. Amor viejo, ni te olvido ni te dejo.

Me traes por la calle de la amargura.

Metáfora con la que se expresa el sufrimiento juvenil por un amor no correspondido.

¡Hay, amor como me has ponido: seco, flaco y descolorido!

Gracioso reproche con el que el enamorado, se lamenta del despego de la mujer amada. ¡Hay, amor como me has ponido: seco, flaco y descolorido!

Que disfrute su día de San Valentín y recuerde las palabras del autor dramático francés, Marcel Achard:

Para ser feliz en el amor uno debe, sin cegarse, cerrar los ojos.

Catafixia

La renuncia de Fernando Gomez Mont a su militancia panista, además de ser otro residuo de la artificial alianza entre PAN y PRD para la gubernatura en diferentes estados. Prende los focos rojos en cuanto la relación que mantiene cada político mexicano con una corriente ideológica o por lo menos con un partido.

¿Nuestros representantes de izquierda, realmente conocen y están convencidos de lo que dicho ideario significa? ¿Es posible que aquellos adheridos al Partido Acción Nacional estén dispuestos a vivir un amasiato con los perredistas de algunos estados, mientras en otras entidades, o en el escenario nacional son antagónicos? ¿Por qué con toda la facilidad del mundo militantes priístas que no son elegidos para contender en una elección, renuncian y consiguen una candidatura por otro partido?

Tal vez el ideal político detonante de la creación de un partido, la agrupación de sus integrantes y la proyección de un modelo de país, sea sólo una ficción, o quizás nunca fue una realidad. Prevalecen los intereses personales y la carrera política individual.

Ayer la fracción parlamentaria del PAN en el congreso local, votó en contra de la creación del Servicio de Administración Tributaria del Estado de Coahuila. La justificación para dicha negativa, otra vez se percibió con tonalidad partidista, púes con débiles argumentos, se quiso desacreditar el nacimiento, del organismo descentralizado que hará más eficiente el cobro de impuestos en la entidad, y que además no generará mayores costos de operación pues desaparecerá la subsecretaría de ingresos de la Secretaría de Finanzas.

Parece que en la clase política mexicana, la congruencia con un ideal  se puede catafixear fácilmente por hueso político, aunque sea del partido contrario. Por otro lado existen aquellos cuya ciega pasión a su afiliación partidista, les impide generar progreso para el país.

Torreón no se olvida

El presidente Felipe Calderón salió a decir que la nueva estrategia de seguridad para Ciudad Juárez, no se impondrá desde el centro, sino que se dialogará con la sociedad.

“Queremos proponer las medidas integrales a la sociedad juarense, porque tenemos, sí, un plan y una estrategia pero queremos dialogarla y proponerla a la sociedad juarense e implementarla de la mano con los juarenses, porque queremos atacar la inseguridad de raíz”.

Ya tuvo respuesta el ejecutivo:

Que Calderón se venga a gobernar a Ciudad Juárez, dicen los lugareños:

Y que otras propuestas pretende recibir la autoridad, sino las más obvias como “resuélvanlo”,”limpien las corporaciones de seguridad” “páguenle más a los policías”.

Las radicales como “Pena de muerte”, “cascos azules” o “toque de queda”.

Y las comodinas como “Déjenlos hacer lo suyo”, “acuerden”, “permitan”.

La sociedad hizo un contrato social para que el gobierno con los respectivos recursos asignados, encuentre la forma y las herramientas para resolver las problemáticas del pueblo. 

Parece que ningún presupuesto  ni nombramiento en un cargo público garantizan voluntad ni sentido común.

Dijo una vez el político y periodista estadounidense Horece Greely.

El sentido común es el menos común de los sentidos.

P.D. Presidente, Torreón no se olvida.