Comunicación de crisis I

El presidente de Italia Silvio Berlusconi, desde hace meses se encuentra inmiscuido en una serie de escándalos que van desde prostitutas que afirman haber prestados sus servicios al mandatario, a sospechas de una relación con Noemi Letizia, una joven de apenas 18, así como la designación de  un gabinete con guapas ministras 30 o 40 años menores que Berlusconi.

Aunque el caso éste gobernante y por cierto el hombre más rico de Italia, es el extremo de lo que se llama una situación de crisis, nos sirve de ejemplo para una circunstancia que pensamos no nos puede pasar, pero que le puede suceder a cualquiera de nosotros o a la organización en que trabajamos. De hecho, se dice que existen dos tipos de organizaciones: las que ya han sufrido una crisis y las que la sufrirán.

No me refiero a una crisis económica, es cualquier problema que nos llega de improviso y que nos afecta principalmente por el hecho de que se dé a conocer públicamente. Lo que las  prostitutas a Berlusconi o lo que una plaga de ratas a un restaurante.

Lo más difícil en una situación de crisis es decidir en qué momento hablar. La tendencia casi natural, es no aparecer, recluirse en el despacho, negarse a hablar y esperar a que los medios se cansen y abandonen la escena. La iglesia católica y su recurrente negativa a tratar abiertamente el tema del Padre Maciel, es un buen ejemplo de esa actitud. El problema es que los públicos no perdonan la arrogancia, el desdén o la falta de explicaciones.

No siempre es conveniente hablar. A veces, hacerlo significa encender un fuego innecesario. Se necesita criterio.

Tal vez usted que me escucha ya ha pasado por una crisis y si no, le aseguro que le puede suceder. Es importante recordar que lo mejor es tranquilizarse, decir siempre la verdad, dar la cara y no tomar a personal los murmullos o reproches de la gente.  Se debe entender que las personas perciben cosas diferentes a lo que en verdad sucedió.

Decía el presidente norteamericano John F. Kennedy.

Si la escribimos en chino, la palabra “crisis” se compone de dos partes: una representa peligro, la otra oportunidad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s