Que si y que no con la tenencia

El gobernador entrante en Querétaro, el priísta José Calzada Rovirosa, afirmó hace unos días que en el año 2010 su gobierno dejará de cobrar el impuesto vehicular adelantándose así a la disposición de la federación que eliminará este cobro en el 2011.

De inmediato, la oposición en la entidad queretana se inconformó: Los panistas indicaron que dicha medida evitaría la captación de unos 480 millones de pesos generando un boquete para la operación de ese estado. Calificaron de inadecuada la medida ya que la región no tendrá participación de recursos federales para destinarlos a programas sociales.

Le propusieron al inminente gobernador que el próximo año, deje de cobrar sólo 50 por ciento de la tenencia local y el otro 50 por ciento, en el año 2011.

En Coahuila los papeles están volteados, los de acción nacional en la apoyan la cancelación de la tenencia, argumentando que el Estado gasta mucho en nómina y subsecretarías.

Los priístas en voz del diputado Jaime Russek, defienden que  ante la crisis financiera y los recortes del Gobierno Federal, Coahuila no puede perder más recursos.

De fondo, la propuesta del gobernador entrante de Querétaro se antoja precipitada. Aún y cuando pretende recabar 100 millones de pesos en base a ahorros en la nómina estatal,  le quedará un vacío de 380 millones que iban a ser destinados a programas para la gente.

De forma, la crítica a la decisión del queretano es que la desaparición del impuesto vehicular se puede hacer paulatinamente, como se debe hacer con cada la mayoría de las políticas públicas a implementar por una administración.

Una vez hayamos superado en México la moda de exigir el recorte del costo de la burocracia, deberemos entender que la población también demanda la operación y protección del gobierno en materia de desarrollo social, seguridad, obra pública…

Al presidente Calderón no se le reclama que cobre impuestos, se le pide que ya no cobre más. Que con lo que se recauda, se trabaje de manera eficiente y que además se impulse la reactivación económica con el empleo.

Los gobiernos estatales si tienen la obligación de adelgazar su nómina, pero de ninguna forma pueden desprenderse de los ingresos que apenas sustentan su labor con la población más vulnerable en estos momentos de crisis generalizada.

Decía el político estadounidense Thomas Jefferson: Estoy a favor de un gobierno que sea vigorosamente mesurado y sencillo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s