Dichos y dicharachos relacionados con el canto y el baile

Es viernes de cantina y les presento una segunda selección de dichos, dicharachos y refranes mexicanos de libro de José Pérez. Toca ahora a las frases que en su enunciado contienen palabras relacionadas con el baile o el canto:

Ahora sí, violín de rancho, ya te llegó tu profesor.

Cuando una persona capaz se hace cargo de un negocio que iba mal, porque el que lo llevaba antes no sabía manejarlo. Ahora sí, violín de rancho, ya te llegó tu profesor.

Al arrendar cantar, y al pagar llorar.

Que no se deben aceptar alegremente compromisos que están fuera de nuestras posibilidades de cumplir.

Al son que me toquen bailo.

Ponerse a tono con la situación y actuar según corresponda.

Así si baila mija con el señor.

No se puede arriesgar la virtud de una hija y el honor de la familia, permitiéndole que tenga tratos con perfectos desconocidos; pero el adagio poco tiene que ver con el baile o con las hijas, la frase se suelta cada vez que alguien muestra el dinero en un apuesta o el importe de una transacción. El que antes era un X, ahora con la lana es reconocido. Así si baila mija con el señor.

Bailar con la más fea.

Tener que apechugar con la parte más desagradable de una tarea, o encargarse del aspecto más penoso de un asunto. Bailar con la más fea.

Canta y no llores.

Recomienda resignación ante las desventuras, sin dejarse abatir. Esta frase viene de la popular canción cielito lindo, que asegura que cantando se alegran los corazones.

Cómo el gallo de tía cleta, pelón pero cantador.

El gallo era feo, pero cantaba bien. A la persona no hay que juzgarla, pues, por su fealdad, sino por su capacidad. Cómo el gallo de tía cleta, pelón pero cantador.

Cuando el tecolote canta, el indio muere, no es cierto, pero sucede.

La tétrica voz del tecolote o búho, atemoriza al más valiente al sonar en las oscuras noches de los poblados sin luz eléctrica; como el mismo refrán lo dice, es falso, pero el miedo persiste.   

El sordo no oye, pero bien que compone.

Cuando por la distancia o la distracción, o porque no le conviene, la persona a quien le hablamos modifica las indicaciones que se le han dado.

Adornar el chango para que otro lo baile.

Esmerarse en la preparación y presentación de algo de uso personal y verse en el compromiso de cederlo a otra persona. Se puede aplicar a los que  invierten tiempo, dinero y esfuerzo en su pareja para que al final otro se quede con ella, o con él. Adornar el chango para que otro lo baile.

Es fin de semana de elecciones en Coahuila, debemos participar.

Decía Francisco I. Madero al término de la revolución: Al conquistar nuestras libertades hemos conquistado una nueva arma; esa arma es el voto.

16 oct

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s