El cabildeo de los diputados coahuilenses

Ya sea en Washington DC la capital de Estados Unidos o en Bruselas, Bélgica, la sede del parlamento Europeo, la práctica denominada lobbyng o en español cabildeo, consiste en el procedimiento debidamente regulado, mediante el cual grupos patronales, sindicales, empresariales, ecologistas, asociaciones civiles o sectores particulares de la sociedad, ejercen presión sobre los legisladores o inclusive el poder ejecutivo para que promuevan leyes acorde a los intereses de la población.

La presión que ejercen estos grupos sobre los políticos, se manifiesta en forma de estudios científicos, encuestas en la población o cualquier instrumento o documento que pruebe la necesidad de la aprobación de una ley necesaria para resolver la problemática sobre determinado tema.

Uno de los ejemplos más polémicos es el de la industria tabacalera, quienes invierten millones de dólares en la construcción y financiamiento de centros de estudio del tabaco, así como en la asesoría de los mejores despachos jurídicos, con el fin de contrarrestar a los grupos que pugnan por la nocividad del tabaco.

Un ejemplo más amable son los grupos ecologistas que gracias a su esfuerzo e influencia sobre los legisladores, consiguen que se aprueben leyes que detengan y regulen actividades que en determinado lugar pongan en riesgo un ecosistema.

La función del verdadero lobista o cabildero va más allá de la presentación de pruebas científicas o de la reunión de firmas que comprueben la necesidad de la promulgación de una ley o de la creación de un subsidio.

El cabildeo que se da en Norteamérica y Europa, llega al grado de entregarle al legislador un machote o borrador de la propuesta de ley solicitada, para que éste prácticamente la firme y la meta a discusión. De esta manera, el proceso para la resolución de los problemas de la gente por parte del gobierno se agiliza y es más efectivo.

En México el lobbyng o cabildeo no existe como un procedimiento oficial o regulado, sin embargo, la manera en que los legisladores coahuilenses lograron en el presupuesto de egresos mayores recursos para el estado, a través de proyectos de infraestructura previamente elaborados por el gobernador Humberto Moreira, fue el mejor ejemplo de ese cabildeo.

No es lo mismo el joven que llega a pedir dinero a su padre solo porque si, a aquel hijo que aborda papá con una lista de útiles escolares o con la idea sustentada para arrancar un negocio.

Cuenta el diputado Rubén Moreira, que mientras el grupo parlamentario de los coahuilenses acaparaban recursos gracias a la presentación de proyectos con la información específica para construir carreteras u obras en Coahuila, había legisladores de otros estados que se quedaban mirando pues en sus manos solamente traían una vaga lista con las necesidades de sus estados.

No es lo mismo pedir dinero para Colima argumentando que ahí la gente esta incomunicada a pedir dinero para la construcción de la carretera Piedras Negras  a Ciudad Acuña con determinado costo de construcción.

 Decía el escritor español. Miguel de Cervantes Saavedra.

El hombre bien preparado para la lucha, ya ha conseguido medio del triunfo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s