Pueblos vecinos pero muy distintos

Que diferentes somos los mexicanos de los estadunidenses. Que cerrada es esa frontera que divide a dos pueblos que parecen a penas se conocen.

La caravana de paisanos continua ingresando a su tierra de origen y al cruzar la frontera la nostalgia se sacia con abrazos familiares y comida mexicana aunque a la vez con peligrosas carreteras, policías al acecho y olor a pobreza.

Que distintos somos y como cuesta aprender los unos de los otros.

Regresan los connacionales y en su peregrinación se vuelven testigos de cómo pasan los años y en México no somos capaces de controlar a nuestras policías o de dar trabajo a los limosneros que abarrotan los puentes internacionales y las garitas aduanales.  

Mientras en Estados Unidos ahora se discute una reforma sanitaria que llevaría salud a todos los ciudadanos norteamericanos, en nuestro país apenas vemos si incentivamos o no a nuestros políticos con la reelección.

Adecuada la frase del héroe de la mitología griega Aquiles:

Siempre hay tiempo para que los viejos aprendan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s