Otra por Paulette

“La fe se mantiene resolviendo dudas y volviendo a resolver las que dé la resolución de las anteriores.”

Miguel de Unamuno y Jugo

Leo en un blog una defensa de las conclusiones con las que la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, intenta aclarar lo sucedido con la investigación del caso Paulette. También, en el texto se plantea que tanto medios de comunicación como ciudadanía, se reúsan a aceptar el dicho de la dependencia mexiquense, debido a un interés por dañar la imagen del gobernador Enrique Peña Nieto o a la preferencia por  “la situación mórbida de una madre loca que extrajo, asesinó y colocó a su hija bajo las cobijas con la ayuda de la policía”.

La hipótesis de los medios de comunicación y los públicos, tanto conspiradores como morbosos, pasó de manera fugaz por mi mente. Sin embargo, una vez que revisé de pies a cabeza el material contenido en la página web del caso, todo regreso a la normalidad.

Cada contradicción, cada omisión y cada maquillaje que la procuraduría mexiquense exhibe en un patético intento de “comunicación de crisis”, me recordaron que éste es el caso por el cual se cortó cabeza a un alto funcionario del gobierno de Enrique Peña Nieto.  

En lugar de enumerar los absurdos de la exposición que hace la autoridad del Estado de México, repito las inconsistencias sobre este caso que a cualquiera haya perdido un niño o unas llaves, le son inconcebibles.

¿Cómo es posible que padres, nanas, peritos, perros, reporteros y curiosos no hayan detectado o en su caso imaginado, que la niña pudo rodar hacia el fondo de la cama? Dicha hipótesis era tan obvia y admisible, pues es así que Paullet necesitaba almohadas de soporte para no caerse hacia los lados.

Tal vez el cuerpo no estaba ahí.

¿Por qué nadie detectó el olor?

La PGJEM argumenta “Paulette estaba totalmente envuelta con un cobertor, una colcha y un edredón de un grosor considerable, que sumado a su tamaño (aproximadamente un metro de estatura) y su escasa grasa corporal dificultó que el olor saliera y se pudiera detectar.  Además, el departamento presentaba una escasa circulación de aire que propagara el aroma”.

¿No es al revés? ¿El encierro no concentra el olor?

Me llama la atención la táctica de comunicación de “spin” o “giro”, para decir “envuelta” o “embalsamada”, en lugar de “al fondo del colchón”.

La niña no estaba envuelta ni embalsamada y aunque no le reventaron las ampollas derivadas de la putrefacción,  el olor proveniente de los orificios corporales y de la orina, debió ser notorio.

Tal vez el cuerpo no estaba ahí.

¿Por qué al tender la cama o retirar la sábana que olería el perro, no se detectó el cadáver?

Según la procuraduría, las nanas tendieron por encimita la cama.

¿Y qué pasó con los padres de Paulette y la tía que dijeron dormir ahí?  ¿No sintieron ni olieron nada? ¿La tía no se dignó a tender la cama?

Tal vez el cuerpo no estaba ahí.

Respecto a la sábana que se retiró para que la oliera el perro, la procuraduría dice: “Se quitó la sábana superior, no la de cajón. El colchón es más alto que un colchón regular, lo que ocasiona que las sábanas no queden perfectamente fajadas y ello hizo más fácil que se pudiera jalar. Además, el cuerpo de Paulette no se encontraba encima, sino debajo de esta sábana.”

¿Pues no que el cadáver comprimido, envuelto y embalsamado en sábana, cobertor y edredón?

Tal vez el cuerpo no estaba ahí.

Todas estas dudas sin resolver y las evidentes fallas de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, no sólo  dan el derecho, sino que  obligan a medios de comunicación y a la ciudadanía, a inconformarse, a sospechar,  a alzar la voz, a exigir justicia y a no conformarse con un boletín de prensa.

Una respuesta a “Otra por Paulette

  1. Mi estimado Toño,
    De hecho las dudas que planteas son más atinadas que las mediáticamente más comunes. Quizás más difíciles por que son completamente argumentativas a decir: “Pues yo no me di cuenta”.

    Estoy de acuerdo en una voz que exija justicia y justicia fuera de toda duda.

    El planteamiento que hice (gracias por leerlo) se enfoca a ¿qué origina las dudas en la sociedad? ¿qué las causa en los líderes de opinión?

    Ojalá y la respuesta fuera alguna de las incógnitas que planteas, y entonces habría que exigir respuestas… de lo demás ya se les ha contestado.

    Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s